Seguro que muchos de nosotros lo hemos hecho alguna vez e incluso algunos aseguran obtener mejores resultados que con marcas especializadas en perros.

Tanto los champús humanos como los de perros han evolucionado y mejorado mucho a lo largo de los años y es precisamente esta mejoría la que ha marcado una diferencia cada vez más grande entre ambos tipos de champú.

El pH en los champús para perro

Esta es la diferencia que solemos creer que es la más importante entre los champús, pero esto no es verdad, de hecho necesitamos mucha suerte para encontrar un champú con el pH exacto de nuestro perro.

Los perros están entre los mamíferos con pH más elevado, con un promedio de 7.4, mientras que los humanos tenemos un promedio de 5.5 y los gatos un 6.4.

Principales diferencias entre el champú humano y el de perro

Los champús humanos están pensados para limpiar diariamente el cabello humano, que en condiciones normales no suele estar tan sucio como está nuestro perro cada vez que lo metemos a la bañera, por lo que sus agentes limpiadores no son suficientes para limpiar correctamente a un perro.

Aunque ambos champús compartan la mayoría de los ingredientes, hay otros que podrían no ser los más apropiados para la otra especie. Por ejemplo, un champú humano puede contener activos que suavicen en exceso el pelo, dificultando el corte de pelo o el acabado con volumen en algunas razas e incluso que al permanecer en el pelo de nuestro perro por más tiempo que en el nuestro, atraigan la suciedad en lugar de mantenerlo limpio.

Tampoco podemos olvidar que el pelo de nuestro perro puede tener distintas necesidades que el nuestro. Ambos pueden compartir la necesidad de hidratación, pero en los perros de pelo medio, que son la mayoría, se necesitan ingredientes que fortalezcan el pelo primario y ayuden a la muda del secundario, cosa innecesaria en una cabellera humana que no cuenta con subpelo.

Además, por regla general, los champús humanos contienen más aditivos que los champús para perro, por lo que al usar estos productos estamos bombardeando la piel y el pelo con ingredientes que no necesita y que a largo plazo pueden ser contraproducentes (Podéis comparar las etiquetas de unos y otros y comprobarlo).

Y por supuesto otra razón para usar champú de perro, es la gran variedad de acabados que esperamos obtener: volumen, aplome, realzar el color, etc. y que no existen en los champús para humanos.